HelloExperts – Conocemos a Gino, Growth Hacker en Helloprint

Gino, 28 años, vive en Utrecht y se unió a Helloprint en septiembre de 2018. Hace unos años creó junto con un amigo suyo una plataforma para hacer frente al desperdicio de alimentos en los hogares. En apenas seis meses consiguieron que 350 usuarios llevasen a cabo 550 intercambios de alimentos, tras lo cual se quedaron sin recursos para poder comercializarla. Entonces, a pesar de la falta de conocimientos en marketing y growth hacking, él ya sabía que se iba a dedicar a construir.. (P.D. Era un gran fan de LEGO de pequeño).

Es en ese momento cuando empieza a aprender y adquirir conocimientos, trabajando sin un sueldo en una empresa ecommerce para ganar algo de experiencia para después conseguir su primer trabajo en growth hacking y unirse, más tarde, a Helloprint.

¿Qué es Growth Hacking?

Growth Hacking es el proceso iterativo en el cual se realizan experimentos para validar hipótesis que te ayudan a entender las necesidades de los consumidores antes que los competidores.

Realizar tests o experimentos es lo que te ayuda a crecer más rápido que tus competidores, porque empezar un proyecto es fácil, pero mantener el crecimiento de la empresa es más complicado. Si te centras en la rapidez en vez de en la perfección, lograrás que tu equipo y tú aprendáis más en un ambiente rápido y cambiante. Growth hacking es un estilo de vida. Cuestionas el status quo, la forma de medición de las que dispones, y cómo se hacen las cosas.

Un experimento fallido es también un resultado positivo, ya que también te dice información sobre los consumidores. Y de esta forma, tú y tu equipo sabéis que tenéis algo que ofrecer, lo que es un éxito en sí mismo.

¿Cómo nos beneficiamos de realizar experimentos en Helloprint?

En Helloprint vendemos una gran variedad de productos impresos a los mejores precios en diferentes mercados. Nuestra misión es hacer que imprimir productos online sea fácil para todos.

Utilizamos los experimentos para saber cómo podemos influir en el comportamiento del consumidor a nivel usuario, es decir, cómo hacer que sea más fácil para ti decidirte a comprar algo. ¿Tiene sentido que te recomendemos nuestros mejores productos cuando estás en tu cesta de la compra o es mejor que hagamos el proceso de registro, acceso y pago más sencillo?

El objetivo es mejorar la experiencia del cliente y hacer que comprar productos impresos con nosotros sea mucho más sencillo.Un experimento cada vez.

¿Se necesita aprender a codificar para convertirse en un Growth Hacker?

Empezar en el growth hacking no depende de tus habilidades o conocimientos codificando. Depende más de tus habilidades para identificar oportunidades y ser capaz de interpretar los datos y resultados. Si cuentas con estas características, puedes emplear la interfaz visual de herramientas gratuitas como Google Optimize o preguntar a un developer que te eche una mano. Sin embargo, aprender a codificar, o al menos entender las bases, puede resultar totalmente beneficioso.

¿Qué empresas, grandes o pequeñas, necesitan un Growth Hacker?

No se trata del tamaño de la empresa, sino del product-market fit. El objetivo principal de un Growth Hacker es aprender y conocer lo que necesitan los consumidores más rápido que tus competidores.

El product-market fit es el momento en el que tus clientes se percatan de que necesitan tu producto o servicio, cuando te escogen a t antes que a tus competidores. SI todavía no has llegado a ese momento, entonces será bastante costoso hacer crecer tu negocio y mejorar los resultados. Puedes alcanzar este punto escuchando con atención a tus clientes, ofreciendo soluciones y midiéndolo con un una encuesta de product-market fit.

Dicho esto, si sientes curiosidad puedes emplear técnicas de growth hacking. Emplea el lenguaje común para dar con mil formas diferentes de introducir tu producto a la gente, y piensa en experimentos que puedes llevar a cabo para mejorar los números. Después, emplea estos resultados para mejorar tu producto.

¿Cuál ha sido tu experimento más exitoso?

Analizando nuestros datos, hemos aprendido que la mayoría de nuestros clientes realizan un pedido de un producto cada vez. Hace unos meses, a uno de los miembros de nuestro equipo se le ocurrió llevar a cabo un experimento para promocionar productos recomendados en el carrito de nuestros clientes. Ese experimento fue un gran éxito y me hizo pensar lo siguiente:

 Aunque muchos de nuestros clientes solo compran los productos de uno en uno, fuimos capaces de influenciar en su comportamientos mostrándoles productos en su carrito. Nuestra página de producto solía funcionar redirigiendo al carrito una vez añadido el producto en la cesta. 

Nuestra hipótesis fue que solamente con notificar a nuestros clientes que el producto se había añadido a la cesta en vez de dirigirles a la cesta, les mantendría en modo de compra. Este experimento causó un incremento en la tasa de conversión del 3,02% un nivel de significación bayesiano del 92,2%. Basándonos en los resultados, estamos bastante seguros de que no mandando a nuestros clientes a la cesta, y ayudarles a estar en modo de compra es una solución mejor.

Growth Hacking también trata de aprender de los experimentos fallidos, ¿verdad? ¿Cuál ha sido tu experimento más decepcionante, pero del cual más hayas aprendido?

Es verdad, si echas un vistazo a los tests llevados a cabo en la primera mitad de 2019 puedes ver cómo casi el 60% de los experimentos han sido fallos o inconcluyentes. 

Tasa de éxito de experimentos

El experimento fallido más decepcionante fue mi primer experimento del año. Nuestro formulario para registrarse es bastante largo, y solíamos tener como 13 casillas a rellenar, sin incluir las casillas de suscripción a las Newsletter y aceptación de términos.

Mi corazón de UX, o experiencia de Usuario, lloraba cada vez que me encontraba con esta página de registro, por lo que se me ocurrió llevar  cabo un experimento en el que reduciría la cantidad de casillas a 9. También autocompletaba el email del usuario si lo teníamos disponible. El experimento tuvo un resultado negativo en las transacciones y, lo más importante, ¡en el número de registros!

Con lo curiosos que soy, decidí volver  a llevar a cabo el experimento, pero esta vez en más tiendas y deshaciéndome de las distracciones como un pie de página lleno de hyperlinks. Adivinad… Este también tuvo un impacto negativo en el número de transacciones y número de registros.

Basándonos en esto, hemos aprendido que haciendo el formulario de registro más sencillo para el usuario no podemos influenciar de manera positiva en el comportamiento del consumidor.

¿Por dónde se debe empezar con los experimentos?

Trata de analizar el comportamiento del consumidor a través de Google Analytics. Trata de entender por qué se comportan de la forma en que lo hacen. Lleva a cabo un plan, ten una medida como misión (ej. Tasa de conversión) y recopilar todos aquellos indicadores que puedan influir en la tasa de conversión.

Ahora, escribe todas las ideas para experimentos que se te ocurran que puedan influir en los indicadores clave. Si puedes mejorar estos indicadores, es probable que como resultado mejores la tasa de conversión con el tiempo.

¿Cuál sería tu mejor consejo “growth” para ti mismo cuando tan solo estabas empezando?

Recorre todo el camino y no busques atajos, porque no los hay. No te quedes parado leyendo libros, casos prácticos y blogs, ponte manos a la obra lo antes posible. 

Céntrate en los experimentos más simples para empezar, aquellos que con más probabilidad vayan a ser experimentos exitosos. Esto no solo te ayudará a tener confianza en ti mismo, sino a decir que el camino es experimentar!