Cómo crear la marca para tu negocio

Tu marca es el activo más valioso de tu negocio. Es lo que lo distingue de todos tus competidores en la industria. El diseño de tu marca se utilizará para todos tus esfuerzos de marketing y de marca en el futuro.

Desarrollar una marca es más que crear un logo o nombre atractivo para tu negocio. Una marca es una promesa que haces a tus clientes sobre el tipo de experiencia que tendrán cuando compren tus productos o utilicen tus servicios. Es lo que te ayuda a relacionarte con ellos a un nivel más personal.

El diseño de tu marca se compone de diferentes elementos, incluyendo el logotipo, los colores de la marca, las fuentes, e incluso el tono en que comunicas. Todos estos elementos trabajan juntos para crear un mensaje cohesivo sobre tu negocio para los clientes.

Personalidad de marca

Lo primero que tienes que decidir es la personalidad de tu marca. Esto significa que quieres identificar un conjunto de características similares a las de un humano que quieres que se asocien a tu marca. Esta decisión llegará a definir todos los demás aspectos de tu marca. Piénsalo de esta manera: si quieres que los clientes perciban tu marca como amable, necesitas retratar la amabilidad a través de tu marca. Pero, ¿cómo definir la personalidad de la marca?

Para decidir sobre la personalidad de una marca, considera estos puntos e intenta responder a las siguientes preguntas:

  • Tu misión. ¿Cuál es y cómo quieres cumplirla?
  • Los valores de tu empresa. ¿Cuáles son?
  • Grupo de público objetivo. ¿A quién quieres atraer? ¿Cuáles son los intereses de tus clientes y cuál es su personalidad? 
  • Tus productos/servicios. ¿Qué problemas resuelves con tus productos/servicios? ¿Cómo se benefician tus clientes de tu empresa? ¿Cuál es el diseño de tus productos?
  • Tu tienda o negocio, ya sea un sitio web o un local a pie de calle. ¿Cómo lo diseñaste? ¿Qué vibraciones transmite?

Ten en cuenta que no tienes que tener un conjunto de características escritas que tienes que seguir. Este primer paso se trata más bien de tener una idea de cómo quieres que tu marca sea percibida por los clientes. A lo largo del proceso de diseño, la decisión que tomaste en este paso puede ser cambiada, modificada, alterada y completamente ignorada. Sin embargo, es bueno empezar por algún lado. 

Logo

Después de que tengas una idea de la personalidad de tu marca, es hora de crear tu logo. Los logotipos son marcas de identificación, emblemas o símbolos que ayudarán a los clientes a diferenciarte de otras marcas. También ayudan a los clientes a relacionarse y conectarse mejor con tu marca. Puede ser en forma de un icono, un símbolo o incluso una combinación de ambos.

El diseño de un logo es un largo pero gratificante proceso paso a paso. Implica mucha autoevaluación, tiempo e investigación. Aunque el proceso puede parecer difícil, lo hemos condensado en una rápida guía paso a paso que te ayudará a crear tu propio y único logo:

Evaluación

La autoevaluación de tu empresa ayuda a determinar tu identidad de marca. Recuerda por qué comenzaste tu negocio en primer lugar. Identifica las cosas que lo diferencian de otros en la industria y lo que tú valoras. Este es el momento de pensar en la personalidad de tu marca.

Considera lo que quieres retratar. Enumera algunos adjetivos que quieres que los clientes relacionen con tu marca. Empieza a buscar inspiración para diseños que puedan representar esas cualidades.

Investigación

Reúne toda la información necesaria y relevante que necesites para crear tu logo. Eso incluye la investigación de diferentes símbolos, imágenes, colores y fuentes, tus competidores y las últimas tendencias.

Determina los símbolos e imágenes que mejor pueden representar tu marca. Diferentes símbolos pueden representar diferentes significados. Los círculos, por ejemplo, pueden significar un millón de cosas diferentes. Pueden representar la totalidad, la totalidad, la eternidad, la perfección, o incluso el sol.

Echa un vistazo a los logotipos de tus competidores también. Valora qué símbolo u objeto usaron para representar su marca. ¿Por qué eligieron esta imagen? ¿Qué imagen o personalidad intentan representar con su logo?

Brainstorming

Ahora que tienes toda la información necesaria para empezar a crear un diseño de tu logo, es el momento de poner todas tus ideas sobre la mesa. Puedes hacer esto por tu cuenta o con un grupo de personas. No es necesario usar un ordenador para este paso. Un lápiz y un papel serán suficientes.

Crea diferentes miniaturas (también llamadas bocetos preliminares) del diseño de tu logo. No tiene que ser detallado. Lo que es importante es que saques todas las ideas posibles a la luz.

Crea el borrador inicial

Una vez que se ha establecido más o menos una forma específica del logo, es el momento de crear un primer borrador. Este paso te permite experimentar con diferentes estilos, formas, tamaños, colores y fuentes para su logotipo.

Afinando y finalizando

Elige las tres mejores versiones de tus borradores iniciales. Afina los diseños de cada logo, completando los colores y las fuentes. Compara y contrasta las diferentes versiones, tal vez con algunos amigos o compañeros de trabajo, para ver cuál genera la mejor respuesta.

Una vez que hayas reducido todas tus opciones a un logo final, es hora de limar los pequeños detalles. Crea diferentes versiones, si es posible. Y asegúrate de tomarte tu tiempo para elegir, es bueno discutirlo con los compañeros de trabajo, tomarte un tiempo, y luego repasar las variaciones de nuevo.

Colores

Los colores tienen una sutil pero fuerte influencia en el comportamiento y la emoción del cliente. Elige los colores apropiados que reflejen la identidad de tu marca y evocan las emociones adecuadas en tus clientes. Durante el proceso de creación del logo, más o menos tienes una idea de qué colores utilizar para tu marca.

Una vez que hayas establecido una paleta de colores fija, especifica los siguientes detalles:

  • Define los nombres de los colores
  • Define los valores de color (CMYK para impresión, códigos RGB y HEX para digital, y nombre y número de Pantone)
  • Define los colores primarios, secundarios y alternativos y cómo usarlos

Una paleta de colores fija garantiza la consistencia en todos los activos de la empresa, desde un pequeño bloc de notas hasta una gran pancarta. Esa consistencia refuerza y aumenta la visibilidad y el reconocimiento de la marca en el mercado.

Tipografía

La tipografía es otro elemento esencial en el diseño de tu marca. Junto con el logo y el diseño de tu marca, representa quién eres y lo que valoras como marca.

Elige una combinación de al menos dos o tres tipos de letra que muestren mejor la personalidad de tu marca. Define los diferentes tipos de letra y fuentes que deben utilizarse para tu marca. Establece reglas sobre su correcta aplicación tanto en la impresión como en la digital para crear consistencia.

Nota: Para evitar conflictos legales, asegúrate de comprar una licencia comercial para la fuente que quieres usar. De lo contrario, utiliza fuentes gratuitas que ya vienen con una licencia comercial.

Tono de voz

La personalidad de tu marca no sólo se expresa en lo visual, sino también en el contenido. El estilo de comunicación que selecciones también es parte de tu marca. Necesitas tener un tono de voz unificado y consistente, ya sea escrito o hablado, a través de todos los canales de comunicación.

El tono de voz de tu marca guía no sólo lo que dices, sino también cómo decirlo. Esto implica elegir las palabras correctas, pero también su orden, ritmo, fraseo y ritmo.

Establecer un tono de voz es crucial por las siguientes razones:

  • Influye en la forma de crear la copia de la compañía. Esto incluye correos electrónicos, publicaciones en medios sociales, comunicados de prensa, publicaciones en blogs, tweets y otros medios de comunicación.
  • Representa la personalidad y los valores de la empresa.
  • Construye la familiaridad y la confianza entre la empresa y tus clientes.
  • Puede influir y persuadir a los clientes.

¿Cómo vamos a establecer el tono de voz? A continuación, una guía paso a paso que te ayudará a establecer tu tono de voz:

  1. Auto-evaluación

Para establecer tu tono de voz, debes volver a las raíces y fundamentos de la compañía. Pregúntate por qué creaste la compañía en primer lugar. ¿Qué querías abordar con tu compañía?

Considera lo que tu compañía tiene para ofrecer que no se puede encontrar en otras marcas. ¿Qué valores defiende tu empresa? ¿Cuál es su visión, misión y máxima prioridad?

2. Definición

Una vez que hayas identificado quién eres como empresa y lo que valoras, puedes empezar a pensar en cómo expresar tu personalidad a través de las palabras. Piensa en los tres valores que mejor describen la esencia de tu marca. Podría ser tan simple como divertido, fiable, económico, y otras palabras.

Considera también cuán formal o informal quieres que su tono de voz suene. Por un lado, un tono demasiado formal puede expresar profesionalismo y autoridad, pero puede parecer rígido y distante. Por otro lado, un tono demasiado informal da un toque personal y familiar pero también puede resultar imprudente y poco profesional.

Ten en cuenta que un tono de voz es un continuo, una línea entre lo formal y lo informal en la que puedes colocar tu marca. No se trata de ninguna de las dos cosas, sino de encontrar el equilibrio adecuado.

3. Tecnicismos

Una vez que te decides por el tono de voz general, también tienes que pensar en los tecnicismos. ¿Qué tan técnica debería ser tu escritura? Si bien es importante utilizar términos técnicos en tu idioma, es crucial que utilices un lenguaje que tus clientes puedan entender.

Considera también las palabras y frases que deben y no deben utilizarse. Define reglas simples con respecto a la jerga, el humor, la longitud de la frase, el orden de los pronombres, e incluso cómo dirigirse a las personas dentro de la empresa.

Una vez que hayas establecido su logotipo, colores, tipografía y tono de voz, crea un libro de marca que contenga todas las pautas para usar tu diseño de marca. Servirá como guía para crear colaterales coherentes y consistentes para la compañía. Todo el mundo necesita seguir lo que se describe en tu libro de marca para evitar inconsistencias que confundan a tus clientes.

Una vez creado el diseño y el diseño de tu marca, es hora de empezar a pedir tus productos impresos. Echa un vistazo a nuestra web y no dudes en contactarnos si necesitas que te ayudemos con tus productos impresos.