Los blocs de notas personalizados son una forma magnífica de que tus clientes te tengan en mente. Normalmente una libreta sencilla con tu logo, eslogan o datos básicos de contacto, puede tener un impacto mayor si le añades un diseño interesante y exclusivo.

Que además de práctico, sea atractivo

El típico bloc de notas de teléfono, con espacios para el nombre y el número de quien ha llamado, la hora de la llamada y otros datos importantes, nunca pasa de moda. De hecho, puedes aplicar esta idea a otros tipos de tareas. Crea tus blocs para un tipo de tarea concreta, añadiéndole un diseño atractivo y una personalidad única. ¿Por qué no añadir el campo "Recompensa" al final de una lista de tareas pendientes? ¿O la imagen de un café? También puedes personalizar tu bloc para tareas más sociales como pedidos de cafetería o restaurante.

Piensa en digital

La comunicación digital es imperante y está definiendo la forma en que nos relacionamos y expresamos. Para muchos de nostros es además la base de nuestro negocio, ¿así que por qué no reflejarlo en nuestros materiales? Muchos de los diseños más divertidos para blocs de notas incluyen acrónimos como OMG (Oh My God), LOL (Laughing Outloud) o IMHO (In My Humble Opinion) para dar un toque de originalidad y actualidad. También se pueden usar emoticono o el archi famoso botón de "Like".

Con papeles de formatos estándar también podemos imitar la pantalla de un ordenador o de un smartphone. Desarrolla este concepto creando una interfaz de usuario impresa, para que tu bloc de notas esté totalmente integrado en el esquema de trabajo del siglo 21.

Haz volar la imaginación

Estamos seguros de que tus empleados no se aburren, pero tal vez tus clientes sí. Conviértelo este factor en ventaja, añadiendo imágenes o siluetas en los blocs de notas, para divertir a los trabajadores más incansables. Por ejemplo, puedes adornar tus notas con "cup cakes" o la imagen de una cerveza. ¿O por qué no usar colores de fondo para sugerir la luz del sol o un viaje? Una imagen puede cubrir toda la página si es suficientemente sutil para escribir encima.

Piensa en qué es relevante para tu negocio, y cómo quieres que sea tu relación con los clientes: qué les haría la vida más fácil, o qué les animaría en su puesto de trabajo. Seguro que tu diseñador tiene un montón de ideas y sabrá cómo crear el estilo que quieres.